16.2.07

UN TESTIMONIO DE ANAIS NIN SOBRE ANTONIN ARTAUD

En 1933 Artaud conoce a la mítica Anais Nin que deja este textimonio sobre el poeta: «en aquel instante ví, en sus ojos, que estaba loco y que yo amaba su locura. Miré sus labios, con los bordes oscurecidos por el láudano, unos labios que no quería besar. Ser besada por Artaud era ser arrastrada hacia la muerte, hacia la locura. Y yo sabía que él deseaba que el amor de una mujer le devolviera la vida, lo reencarnara, lo hiciera volver a nacer, le diera calor, pero que la irrealidad de su vida haría imposible un amor humano»

17 comentarios:

Maun dijo...

Artaud no necesitaba besos humanos, a él lo habían besado los dioses.
Saludosss!!

Al ver verás dijo...

qué bueno ¡¡¡¡

Fender Gebiet dijo...

Anaïs describe a las personas de una manera tan extraña... uno no deja de ver el cuadro como antes, pero toma otra profundidad.

Fender Gebiet dijo...

Gracias por pasar por el blogcito...

Vanesa Aldunate dijo...

Como alguien esbozo alguna vez por ahi...
Que es besar la poesia??

Anónimo dijo...

Besar la poesía es Infección para unas lagrimas de sangre
Ilusiones frustradas, acosadas por la infección que por ti siento El cuchillo sangriento deseoso por cortar esa oxidación que empuña las cloacas de tus neuronas.

gozatusintoma dijo...

hola! q tal?
gracias por firmar... una noche con menos sueño chusmeare tu blog...

nada de lo q alabas es mio, la actualizacion es un pedazo del libro de kant q se nombre abajo de la cita... no hay analisis mio...
el nombre de mi blog es de un libro de zizek...
por lo menos tengo bueno ojo para elegir que poner... no? ajjajaja
saludos

Perro Negro dijo...

Asi que vos sos dirigías la Vestite, entonces seguro habremos compartido espacio de ebriedad en el mirador, la verdad tu cara me parece conocida, tal vez conocés a mi amiga Analía, or something...
Bueno, muy bueno tu blog, saludos!!!

(j.g.) dijo...

¿como olvidar esas noches en el mirador con symms, vera land, tom lupo, la redacción de vestite en pleno y toda la fauna freak de los noventa? un abrazo. ey, donde hay un bar? alguien conoce un bar abierto donde dar con los huesos cuando no se tiene donde ir?

Vanesa Aldunate dijo...

Si mal no recuerdo besar la poesio resultaba amargo y tenebroso, pero no tiene porque ser asi.
Podria ser un momento no deseado ni buscado que dejase el mas puro de los recuerdos, labios tocandose apenas rosandose entre la humedad y las comisuras, marcando la edad del cosmos, frente al acantilado, sobre el borde fibrilando locura, destilando el vapor entre ambos alientos. Vane

Anónimo dijo...

Rozándose se escribe con zeta.

sibila dijo...

noto el deseo de regresar al romanticismo esteticista y decadente. hay que tener estilo!

Vanesa Aldunate dijo...

Gracias por lo de la z.
El estilo se tiene, pero no siempre se quiere expresar.
Vane

sibila dijo...

no aludía a sus palabras, vanesa, hablaba del decadentismo en las sonatas de valle inclán (como residuo de una conversación). suelo dirigirme a la persona para quien escribo mis comentarios. esta mujer no se anda con rodeos. ahora que usted lo dice, sí, su texto tiene resabios del vocabulario del romanticismo decante.
y no coincido. el estilo se manifiesta constituyendo la semiótica del discurso. se expresa, con o sin intención discursiva. se expresa, aún cuando resulte artificial.

mi otro yo dijo...

Yo quisiera ser besada y vivir en esa clase de locura.
Me gusto mucho este post.

Te dejo un beso

Checha dijo...

Ando paseando por tus palabras...dejo un saludo.

Albin Arlane dijo...

no recuerdo cómo es besar a la poesía, hace mucho que nadie me besa para contarmelo