2.6.09

textos y con textos


Ella deja su maquillaje junto a la valija.
El mete las manos en los bolsillos de su abrigo.
Piel —color prohibido— secreto arrebatado.
Algo se escribe en lo real del cuerpo, de ahí la imposibilidad de leerlo.
—Pienso en una topografía irracional. Una geometría no euclidiana.— acota él.
—¿Ves? —aclara ella — La poesía trama y entrama los signos de la infancia.

Leíste?
Digo,
supiste leer?

7 comentarios:

meridiana dijo...

Excelente la entrada sobre los cuerpos, acuerdo totalmente y subrayo el viraje que significó Sala de Psicopatología en la poesía de Alejandra, en la elección de La noche soy yo y hemos perdido que escrita en setiembre de 1972, en el mismo mes de su muerte se resignifica con una potencia devastadora que sí, es revolucionaria.
Ni qué decir, es algo que hemos conversado, de ese malestar que genera la poesía de Perlongher, no se lo digiere así nomás y se lo combate desde un lugar que excede el estilo neobarroco, desde ese plus que presenta Perlongher en su calidad de militante del deseo.
Lo de Bustos es tratar de explicar lo inexplicable, como alguien comprometido políticamente al punto de jugarse la vida, escribe un libro como El Himalaya y la Moral de los Pájaros.

En fin no quiero hacer un comentario kilométrico que está todo muy bien planteado, hasta el punto de la duda que dejás abierta, creo que está probado que las etiquetas son peligrosas, que las interacciones todo el tiempo están mostrando extrañas conexiones y que por suerte se puede escapar de ciertos manuales al uso como de la gripe porcina.

Un abrazo
Lilián

Cíclopa dijo...

¿Supiste leer el cuerpo
cuando el cuerpo era
-no-?

Debajo del abrigo
las categorías
se clasifican
en infancias,
un cuerpo tatuado
(de otras pieles)
se prohíbe hablar.
(¿Supimos leerlo?)

meridiana dijo...

"Lo lejano en lo más próximo", sí.

Interaccionan esos cuerpos, sin duda. La muerte no acalla su estirpe de líricos ni su gramática del misterio, que sigue desbordando la "austeridad taimada de las cosas".

Un acierto reivindicar la voz de estos referentes de la poesía argentina.

abrazo
Liliana

javier galarza dijo...

LILIAN
Cuerpos en juego, la escritura misma, desmarcándose del poder. Lo de Bustos es lo más complicado, me sensibiliza especialmente, toca heridas que no cerrarán y claro, podemos deducir que su cosmogonía americanista es un gesto político.
Un abrazo.

CICLOPA
Cuerpos, jerogíficos sensibles, piden ser leidos, no Naty?.
Somos una tribu con una debil memoria de los tatuajes que solía tener,
dijo David Bowie.
Perdón mi torpeza.
Como vos decís: lo supimos leer?

LILIANA:
Allí están, Lili, para todos los que, como Borges, nos jactamos más de nuestras lecturas que de nuestros escritos. Y, como escribía Bayley, es infinita esta riqueza abandonada. En un momento tuve que dejar la nota, porque nos quedan para pensar Girri, Thénon, Molinari, el mismo Gianuzzi y la lista, afortunadamente, sigue.

Cíclopa dijo...

no, nada de perdones,
es que las palabras son eso y a demás otra cosa, ¿no?

Es que al leer lo que escribiste,
no pude no pensar en
"las agujas de la sociedad,
de la "historia",
historias,
tatuándonos con cada ciudad,
con cada paso,
cada piel nueva
mientras la piel antigua
aun está en los bolsillos,
latente y caliente,
no pude no pensar en esos signos de infancia que la poesía mata para resucitar,
signos que ya son un no,
pero nombrados son un si,
y pensé en: "Habla
pero no separes el No del Sí.
Y da a tu decir sentido:
dale sombra" (P. Celan)

Nosotros,
lenguaje,poesia,cuerpo,
el cuerpo de todos nuestros cuerpos anteriores,
lo inseparable,
pensé todo eso y no me supe explicar en el comentario anterior, del mismo modo
no me sé explicar en este.
De todos-modos-hice el intento nuevamente...

javier galarza dijo...

Valen tus palabras, Naty, las de tus dos comentarios.
Gracias. No puedo agregar nada más.
Un gran abrazo.

Anónimo dijo...

...algo se escribe en lo real del cuerpo, inaccesible a su lectura es a su vez causa de toda lectura posible, portamos una letra que nos determina, origen, causa, herida de muerte que inaugura la vida....

me encantaron las fotos los textos los comentarios