24.5.11

viñeta


foto: pol neiman

Deja que te suceda la belleza y el espanto, escribió Rilke en El libro de horas. Desde pequeño experimenté dos sentimientos contradictorios: el éxtasis y el horror ante la vida, dice Baudelaire en sus diarios.
La vida es para mí una estación, pronto partiré, a qué lugar, no pienso decirlo. Esta frase de Marina Tsvetáieva está en consonancia con la elegía que escribió ante la muerte de Rilke: no hay vida ni muerte, es lo terceroEse verso abre otro lugar y acaba con las oposiciones para instaurar un espacio diferente.
No hay sitio puro – según el verso de Char.
¿Celebrar la singularidad del cuerpo en su época, siguiendo a Mandelstam¿Obturar el miedo o integrarlo? ¿Será ese el lugar a pensar, la conciliación de los contrarios que  al tocar los dos extremos de un circulo  generan otra cosa? ¿Se cancelan los opuestos en la totalidad de la contemplación?  



2 comentarios:

emmagunst dijo...

Mucho tiempo creí que la frase pertenecía a Lou Andreas Salomé. Ahora, leyéndote y googleando la frase que nunca me cuestioné, me entero que fue de Rilke hacia ella.

Gracias.

Saludos.

estela® dijo...

espero que otra vez la marejada me traiga a tu grata playa.
Lindo blog!