3.2.07

TITULARES CATÁSTROFE

Es imposible que el diario de mayor tirada haya titulado: «EL DILUVIO HIZO BAJAR LA TEMPERATURA 9 GRADOS EN UNA HORA». Es un titular catástrofe con tintes bíblicos. Sí. LENGUAJE CATASTROFE. Hay una trampa en el lenguaje mediático (si bien todo lenguaje tiene trampas, el discurso «mediático— informativo» sólo mediatiza el miedo). Veamos: ¿«riesgo país»? ¿«sensación térmica»? ¿«alerta meteorológico»? ¿«guerra preventiva»? ¿«secuestros expréss»? ¿«sexo seguro»? ¿«bio—terrorismo»?
El dispositivo Dios no ha sido desmantelado. La gramática fantasmal de sus restos persiste, por ejemplo, en la tapa de los periódicos. Pero no deja de ser bello creer en “el diluvio”. La culpa neurótica de esperar un castigo bíblico, cierto panteísmo de adoración al clima entre publicidades de telefonía móvil. Es momento de decisiones. Me quedo con el dispositivo Dios. Me parece mas «cool» adoptar una nueva religión que creer en «la sensación térmica». Es más salvaje. Más primitivo. Más ritual. Más tribal. Más corporal. Nietzsche y su dios que sepa bailar.

2 comentarios:

sibila dijo...

estimado: cualquier dios es posible, si se lo desea.
«¿que después de esta vida tengamos que despertarnos aquí un día
al terrible estruendo de trompetas y clarines?
perdóname, dios, pero me consuelo
pensando que el principio de nuestra resurrección
lo anunciará el simple canto de un gallo ...
entonces nos quedaremos todavía un momento tendidos.
la primera en levantarse
será mamá... la oiremos
encender sigilosamente el fuego,
poner sin ruido el agua sobre la estufa
y coger suavemente del armario el molinillo de café
estaremos de nuevo en casa». vladimir holan, 'la resurrección'

morir ciudad vivir intento (jg) dijo...

ciertamente sibila, gracias por el bello e inquietante poema que deja usted en su paso por aquí.