5.4.08

CONTRAINDICACIONES



«...triste está la casa nuestra/ triste desde que te has ido...»
«...¡si supieras cuánto, cuánto/ la casa y yo te queremos!...»
(enrique banchs)

dale a esta casa tu temblor maravilloso. gesto ausente
en la mañana sin palabras. el mareo. las comarcas del
sopor intravenoso.
dale a esta casa su temblor. tu temblor.
cristal óxido humedad herrumbre ensueño. viaja,

viaja ya en los efectos del calmante.
da viñedo a los poblados. luzestío. da temblor. dame

miedo. da casa sopor temblor efecto hectáreas.
calmante (date a esta casa) (a tu temblor)
date a alumbrar.

(tú que tiemblas)

(tú que sabes temblar)

*SUB-VERSIÓN *APUNTES- INCONEXOS *BATAILLE *PSICOPOÉTICAS *ARCHIVO PIZARNIK

PREGUNTAMOS: ¿CUÁL ES TU MEDICINA?


obscena paradojal agonista contraindicada

51 comentarios:

Basquiat dijo...

pasando a saludar, como siempre quedo encantado, ya vuelvo a responder.

Pol dijo...

Mi fuckin' medicina...aún no la encontré.

M.R.D.? dijo...

Mi medicina? una pastillita mágica llamada Monsy, que siempre llevo en mi teléfono.
Además de la música, el mar y las montañas.

A veces los lugares extrañan mas que uno, y le son mas fieles al que se fue que a uno mismo.

Ro!

Anónimo dijo...

Hola,he dado un vistazo por tu blog,me parece muy interesante,quizá te linkee,un saludo.Goroka

meridiana dijo...

Pero claro que las casas se estremecen! Les duele la ausencia, tienen la mudez de los testigos y el perfume de las ruinas...

Bello poema.

¿Mi medicina? A veces, escuchar el temblor: estoy viva.

Besos
Liliana.

(j.g.) dijo...

Hola BASQUIAT. Brindemos pues, amigo, mientras tanto.

AMIGO POL: ¿Algunos de esos preparados que DON JUAN hace probar a Castaneda, tal vez?

M.R.D.?: Vaya, habrá que incorporar eso que usted lleva en su teléfono.
Ciertamente, con la música, el mar y las montañas, algo se restaura.
Brillante su reflexión de la fidelidad de los lugares a los que se fueron.

Hola GOROKA. También me gustó tu blog y te he linkeado.

meridiana LILIANA: entre la mudez de los testigos, la ausencia y el perfume de las ruinas, como usted bien sabe, el cuerpo recuerda.
No dudo de la eficacia de su medicina.

julieta dijo...

No hay medicina.

Estoy vencida porque el mundo me hizo así. No puedo cambiar. Soy el remedio sin receta. Y tu amor: mi enfermedad.

¿Por qué la idea de dos almas, dos cuerpos, dos personas buscándose a través de la vida y las vidas y encontrándose es tan poderosa?

Yo no lo sé.

¿Qué se ama cuando se ama?

Olvidé decir que se ama el cuerpo. Dos cuerpos (al menos). Juntos. Porque el alma no existe. Sólo la materia: tu piel bajo mis uñas, tus dientes en mi carne.

Estoy vencida porque el cuerpo de los dos es mi debilidad.

Hoy recuerdo cosas que no debería... Hoy extraño cosas que no debería... Hoy quiero cosas que no debería...

julieta dijo...

Si en verdad fuera un ángel o un vampiro, atravesaría el océano, durante dos días y una noche. Llegaría a tu costa. Sobrevolaría tu ciudad. Encontraría tu casa. Buscaría una ventana, para entrar, con el permiso que me diste. Y todavía convertida en vampiro o en ángel, te besaría la boca. Y cuando ya me hubiera ido, te despertarías y creerías que fue del viento la caricia en tus labios. Tratarías de volver a dormir y no podrías.

UMA dijo...

Tengo dos:
mi mar en el verano, orilla soleada y rumor de olas
y la otra medicina es que los ojos del otro me digan que me quieren tambièn en el abrazo.
Y lloro, claro, con ambas medicinas que me desbordan.
Un placerazo tus palabras, la ilustraciòn, todo vos, Javier.
Un abrazo

(j.g.) dijo...

JULIETA: creo que todo el tiempo recordamos, queremos y extrañamos cosas que «no deberíamos». El deseo no es asible. Como el poema, nos deja un resto inabarcable. El encuentro con el otro es tan poderoso porque allí se juega lo que somos: todo eso que no podemos controlar. Es tanto lo que se juega que no alcanza ni una entrada en el blog ni un ensayo. Lacan escribió una veintena de seminarios al respecto. Bataille hizo de eso una obra admirable. Y aún así, como en la poesía, ese resto que nos huye, nos interroga perpetuamente.

Gracias por tu bello texto gótico- romántico. La metáfora del vampiro es perfecta. Ama sin retorno. Su medicina es la sangre, una posesión… absoluta.
Aún así, viaja eones de tiempo, distancias siderales en busca de la amada.

UMA: Como buena sirena, haces tu casa cerca del mar. Como esos artistas que construyen obras en la arena que luego las olas arrasarán. Pero se vuelven a construir una y otra vez. Buscamos el cielo en la tierra. Las estaciones se suceden.
El otro y su palabra son cura y adicción también. Restaura. Cura. Es la vida. Caudal de vastedad que embriaga y transporta.

Un abrazo.

Veronika dijo...

Chocolate oscuro con café negro o cualquier tipo de alcohol al alcance, incluso isopropilico, pa' frotarse la sien de manera rotativa. Casi siempre de noche cuando el dolor es implacable. La ducha alivia y una o dos manos también pueden hacer renacer. Si no funciona, dos pastillas de "Buscapina 500mg" en la mañana con café por supuesto y a cualquier hora que sea necesario. El hígado lo curamos después con metafísica.
Un abrazo

Basquiat dijo...

para los momentos realmente más oscuros, mi principal medicina, es un ángel que hace unos años está más allá de este mundo y que acude a mi cuando le pido: "¿podrías acariciar mi corazón?"., no falla, la calma cubre todo de manera inmediata, más su ausencia fisica, es su contraindicación.

julieta dijo...

hermosa tu respuesta, javier. para leerla y releerla. de lacan no leí nada. intuyo que no lo voy a entender. de bataille leí, a eso de los 24 años, "historia del ojo" y me fascinó.

leí el link y me gustó esto (aunque gustar no sea el verbo correcto para semejante fragmento):

"Esos cuerpos mezclados, que se tuercen, que desfallecen y se abisman en excesos de voluptuosidad, van en sentido contrario al de la muerte que más tarde los consagrará en el silencio de la corrupción...".

si fuéramos inmortales, ¿qué sería del sexo?

¿es lo mismo ser inmortal que no tener conciencia de la muerte?

es tarde.

besos.

comopompasdejabon dijo...

La rosa, siempre la rosa por mucha sangre que hagan las espinas algún día creo creceré o nunca, es posible que permanezca en esta afilada raya que mata si te cerca y mueres si se aleja y encima de ella justo, la luna, ya sabes, no hay nada como compartir los frutos del árbol de la desventura que tan bellamente escribieron otros.

Gracias por tu visita, veo la impresionante cantidad de blogs, artículos, ideas...que te bullen espero ir poco a poco descubriendolas.
Un saludo desde España

EmmaPeel dijo...

Gualicho de olvidar
apretado en las manos

ricoteros andamus

saludos!

(j.g.) dijo...

VERONIKA: Ah, qué buenas medicinas. Café, alcohol contra el dolor implacable, una ducha y dos manos, si no la entendí mal. Y metafísica para el higado, como usted dice. Cielos, pocas cosas huelen mejor en el mundo que el café recién hecho.
Un abrazo.

BASQUIAT: Que bella y conmovedora su respuesta, amigo. Espero que ese ángel esté allí cada vez que usted necesite algo que lo restaure. Sea por esa calma y porque en este mundo aprendemos a extrañar. Mucha luz para usted.

JULIETA: Bataille teoriza con una poesía inmensa: «…a causa de que somos humanos y de que vivimos en la sombría perspectiva de la muerte, que conocemos la violencia exasperada, la violencia desesperada del erotismo...».
Esa fuerza desesperada es la vida misma, intuyo.
No he hablado demasiado con los inmortales, pero me parece que los vampiros viven en contacto con la muerte, plenos de gestos desesperados que los enaltecen.

(j.g.) dijo...

COMO POMPAS DE JABÓN: Le doy la bienvenida a esta casa, a esta comarca asolada por el viento. «La rosa sin un porqué, florece porque florece, no presta atención a ella misma, no se pregunta si uno la ve» escribió Angelus Silesius, proposición que inspirara tanto a Heidegger como a Borges. Y la luna y su mirada omnipresente, hoy que un eclipse ya no asusta a la tribu.
Espero que le sea grata la estadía en esta casa.

EMAPEEL : Sea por el viejo y querido gualicho de las pócimas que las brujas no sé si saben por viejas o por brujas. Pero saben… Abrazos.

Anónimo dijo...

1- El sueño, el dormir (con o sin descendientes de la familia de los psico-fármacos y trópicos; olvidándome así de la vida.
2- Imaginarme un bandoneón en mi regazo y cantarrrrr esos TANGOS que parten las tripas.
3- Los regalos de Cecy que miro con ojitos de niña, y toda Cecy.
4- Un cuarto de una casa antigua en el barrio de Colegiales.
5- La POESÍA toda.
6- Los mates compartidos con mi madre, el beso de mi abuela.
7- Saber que ÉL" está" y me protege.
8- Que una o dos veces me amaron.
9- La amistad genuina, los ojos de John y su recuerdo, las personas que habitan el cuartito de Colegiales.
10- Saber que aún no perdí el asombro.

HERMANA DE TEMPESTUOSA...

La Gata Insomne dijo...

casita.casita.mi casita. mi hueco. mi refugio.mi suelo. mi consuelo


casa.hueco
nido.vacío
puerta.salida
temblor.vida
miedo.miedo
miedo.miedo
miedo.miedo
deseo.falta
falta.deseo
adentro.hestia
afuera.hermes

medicinas: Rivotril, Cymbalta etc. etc.
la mejor: una botella de tinto
este azul mar que siempre está a mi izquierda

música

en el peor de los días un buen plumón y MI cuarto oscuro

meridiana dijo...

Utilizo los abrazos como remedio para todo, aún cuando extraño abrazo con mis tesoros, que son mis recuerdos, abrazo con las lágrimas y abraza el dolor de mi cuerpo cuando quiere decir-me algo que no oquiero escuchar.
Tomo mucha medicina y se que me contraindica la vida que deseo vivir. Pero estoy en el camino y muevo mis pies acompañada de las caricias que no me dejan caer, de los gritos que me recuerdan que vale la pena estar mejor, que olvidar la medicina es posible y que todo llega en la vida, no es fácil saber esperar, pero es necesario.

Me juego por los recuerdos que me llenan e invaden reconfortándome, memorizando todo lo que pueda en mi presente, para olvidar los medicamentos en un futuro próximo.

Gracias por la entrada que me obligó a la reflexión.

Vanesa Aldunate

julieta dijo...

¿una medicina obscena, paradojal, agonista, contraindicada?

¿una mujer obscena, paradojal, agonista, contraindicada?

me gusta la ambigüedad y esa hilera de palabras puesta al final.

mi medicina es el i ching y leer un par de koans antes de dormir.

Selfish Fish dijo...

Mucho café tomado con mucha hambre.
Canturrear.

(j.g.) dijo...

HERMANA DE TEMPESTUOSA...: Que linda su respuesta. «Dormir, tal vez soñar...» –decía uno que escribía muy bien. Tango que me hiciste mal y sin embargo te quiero. Me parece que no perder la capacidad de asombro nos hace sentir vivos, vemos sin la mirada del pre- juicio y la vida despliega sus caminos, como cuando la sociedad aún no había inscripto su poder en nuestros cuerpos. Sea por la poesía, por ese cuarto en una casa antigua de Colegiales y las personas que le dan a la casa ese temblor maravilloso. Un abrazo.

LA GATA INSOMNE: Sincronía nuevamente: Mientras yo visito su sitio, usted visita el mío. ¿Conexión pisciana? Magnífica su enumeración. Fuego en el atrio en honor de Hestia. Afuera Hermes conduce su séquito dudoso. Descorchemos pues esa botella de vino. Por la interioridad que restaura. Por la caligrafía de esa pluma en un cuarto que resignifica el mundo en cada trazo.

(j.g.) dijo...

MERIDIANA VANESA: Que los abrazos la restauren y junto a las caricias y la creación le permitan, esa medicina natural, ese tratamiento naturista, que es el pan de cada día, como el poema de Wallace Stevens:

La casa estaba en silencio y el mundo en calma./ El lector convirtiéndose en libro; y la noche estival// era como el ser consciente del libro./ La casa estaba en silencio y el mundo en calma.// Las palabras fueron dichas como si no hubiese libro,/ fuera de que el lector inclinado sobre la página// deseaba inclinarse, deseaba ser/ el erudito para el cual el libro es real, para el cual// la noche estival es como una perfección del pensamiento./ La casa estaba en silencio porque debía estarlo.// La quietud era parte del significado, parte de la mente:/ el acceso de la perfección a la página.// Y el mundo estaba en calma. La verdad en un mundo en calma,/ donde no existe otro significado, él mismo// es calma, él mismo es verano y noche, él mismo/ es el lector inclinándose hasta tarde y leyendo allí.
(Trad.: Alberto Girri)

(j.g.) dijo...

JULIETA: El I CHING y los koan me parecen una buena medita/medica/ción.
También los mantras: nam moiho rengue kyo y om mani padme hum.
En cuanto a lo de obscena paradojal agonista contraindicada… ¿cómo decirle? Son las contraindicaciones de ciertas medicinas.

SELFISH FISH:
Café...
Alguien silba en una calle vacía que de pronto no está tan sola.
Besos.

meridiana dijo...

muchas de las que se nombraron aquí

el sueño, dormir, dormir, liviana, perdida, lejos de mí

los libros en la mesa de luz, obscenos, contraindicados, paradojales, agonistas

las caricias, los olores, los ojos
que no se esperan e irrumpen

a veces la pastilla, cuando el run-run agota y es necesaria la pausa

la casa en sí, mi casa, casita, hueco como dice la Gata, con plumón y oscuridad y todo, el buen vino también

pero la más efectiva, viene de un país que visito a pasos pequeños y en vilo: es el territorio de Leandralia, desde donde me barre una luz inmensa, llena de ojos, con la voz que susurra incansable,
alentando el braceo, alentando mi nado en la oscuridad hacia una orilla diferente.

Un abrazo

Lilián

Veronika dijo...

Bueno Javier, la cantidad de manos depende de la compañía y del juego:
1-2, 2-4... con sus variantes...

Un abrazo

(j.g.) dijo...

MEDIDIANA LILIÁN: Bien por sus refugios, sus libros «contraindicados» y por la comarca LEANDRALÍA, con su rumor a mares desconocidos que usted sabe atravesar. Y no estará sola, además.
Un abrazo

VERONIKA: Es cierto VERO, bien por la cantidad de manos que sean y por sus variantes también, qué tanto…
Un abrazo

meridiana dijo...

Querida Lilián ese aliento en Leandralia lo entiendo casi como si lo viviera.
Te mando un abrazo, que no es poco y otro aliento desde acá que quizás entre palabra y contraindicación los senderos no estén tan lejos.

Jg: Bellísimo poema, con bella entrega. Así será algún día al fin. El tratamiento naturista logrará completarse. Todavía voy juntando piezas al costado del camino de las que me voy apropiando.

Otro abrazo para Usted

Vanesa

Cíclopa dijo...

Viajar en el calmante hacia el efecto
de la casa que se puebla de narices
que se mojan dentro del té no dembrado.
Miedo a la casa porque calma.
Porque la calma me tiembla
y lleva con su efecto a que
me entregue a la boca del calmante taciturno.

Me contraindico ser viajera de los efectos.

(j.g.) dijo...

VANESA: Seguimos buscando una morada en la palabra, en la luz que nos reclama.

CICLOPA: Clama calma? clama temblar? Lo que tiembla en la calma viaja hacia la luz maravillosa. Tal vez, las narices, el té, la casa, la luz, alumbren lo taciturno, hasta producir un nuevo sentido. Donde la luz maravillosa torne en vértigo y morada posible. Casa en la palabra.

ema dijo...

Difícil pregunta la de las medicinas, querido Javier (al menos para mí): un buen té con limón o un té de jazmín, un café humeante también, una conversación iluminadora, una palabra de agradecimiento (recibida, otorgada), una carcajada (larga, sostenida), unas almendras o semillitas de girasol, un buen durazno (pulposo), una ciruela (madura), las medias palabras de mi sobrinito y sus modos de hacerse entender, la sensibilidad y la capacidad de escuchar de mi hermano, las pastillas que me recluyen en sueños reparadores (soy farmacofílica, sí), la vitamina C todas las mañanas, el licor de nuez, un buen vino tinto, algunas fotos, algunas palabras (de otros, mías), las orquestas de cámara, los libros, un vaso de agua, el cuerpo del otro.
Besos,
e.

Roccocuchi dijo...

Aun no se donde estoy.... o si es verdad que estoy! estoy perdida.... y no encuentro la salida!!!

(j.g.) dijo...

Cuantas opciones vitales, querida EMA. Todo lo que cuentas trasluce una apuesta vital. La celebración de la tierra, el arte, las personas. Besos.

ROCOCUCHI: De manera budista o virtual le diré que USTED ESTÁ Y NO ESTÁ AQUÍ. Si no halla la salida no tema. Dicen que de todo laberinto se sale por arriba.

quantum dijo...

El temblor de la casa nos dice que vivimos (en ella,a veces), es la llamada de la oquedad receptiva, el mundo que protege del mundo.

Dos medicinas las mías,antagónicas: el vuelo y el nido.Con todo lo que significa cada una, y en armónica paradoja.

Vuelvo del vuelo. Un beso.

sibila dijo...

dame a alumbrar, dale temblor, dale una casa.

(j.g.) dijo...

QUANTUM:
«La oquedad receptiva.»- dice usted. «Y qué perplejo está quien debe volar, y proviene
de un vientre.»
en versos de Rilke.

SIBILA:
Morada intemperie en palabra y acto.
Comarca asolada por el viento.

morgana dijo...

Tengo varios mejores remedios.
La cama, un ratito a solas.
Los amigos, en teléfono o persona.
Un poco de thc, siempre en compañía.
Uno mismo, en silencio escuchándonos de verdad.
Algo de vino, algo de alcohol en general...
Un poco de ayuno, un poco de exceso.
Un poco de borroneo de los límites a veces también puede ser un buen remedio, considerando que los remedios se usan ocasionalmente, y no son de uso cotidiano.

Besos, M.

(j.g.) dijo...

MORGANA
bien por ese "borroneo de los límites", una desmesura circunstancial que puebla eso que somos y dejamos de ser, ante cada paso más allá.

Natasha dijo...

Necesito algo para los escalofríos... ¿que me recomienda usted mi querido poeta? quizá tengas algo indeleble y sinérgico!!

... ... dentro de mí
se consumen escalofríos de acero
espinas rotas y laringes de sol
derretidos cantos de hielo
tiritando en el tenso volcán de mi sangre
caída a chorro en las canteras de
negros titanes predadores
de mis últimos pulsos / fuera de mí
temblores ... ... ...sin fin


Besitos no contraindicados para ti mi querido JG

Naty

Karol dijo...

la poesía javier, la voz de los que hablan a traves de ella, la voz que de pronto se convierte en nuestra voz, eso...

y ademas de eso las caricas, los besos, el contacto con otro cuerpo que transmita calor, que apague el frio que aveces nos invade...

(como extraño pasar por tu blog, un abrazo!)

(j.g.) dijo...

NATASHA:
Indeleble y sinérgico, tal vez los recuerdos mismos, por lo menos para los que no tenemos capacidad de olvido.
Tiemblas en ti y más allá aún?
El entorno se hace uno en la contemplación?
Bien por el todo, que canta su indivisibilidad.
Besitos.

KAROL:
Tanto tiempo. Se te extrañaba.
Claro, la poesía siempre, que calma, altera o restaura pero invariablemente nos revive.
Y los otros, siempre es con los otros.
Feliz de que hayas vuelto a pasar por aquí.
Un abrazo.

Mariana dijo...

Ya lo sabían los taínos del Caribe. Con la cohoba los ancianos alucinaban y decían al resto los secretos no contados. se purificaba la tribu.

Ahora cada uno de nosotros es su propio anciano sabio. Nos administramos la droga y nos repartimos nuestros secretos por el cuerpo.

y a ver que nos contesta el cuerpo...
¿buscamos purificarnos? no gracias

tabacco y cafeína
y la buena literatura que, con sus contenidos optimstas, pesimistas (etc), es siempre un llano sembrado de certidumbres.

(j.g.) dijo...

Estimada MARIANA: Es muy bello e interesante lo que cuentas del Caribe. La tribu parece haber perdido la memoria de su origen.
Es cierto, las palabras nos atraviesan el cuerpo, pero más como interferencias que como conjuro.
Gracias por tu opinión y también por contarme cosas tan interesantes sobre tu país.

Mariana dijo...

Y se nos murió Hofmann. ¿Pueden creer que existe la posibilidad de que vivas 102 años de edad habiendo sido el inventor del LSD?
SII!!!!
¿Habrá que inventarse otras drogas para que Dios nos de más años de vida?

la medicina de los hippies, la cual no siempre tuvo buenos resultados... pero fue la medicina de toda una generación, del que se atrevió y encontró otras maneras de pensarse
quizás el pueblo estadounidense era más liberal entonces

(j.g.) dijo...

ciertamente Mariana, antes en usa había "revolución en el aire" como cantaba bob dylan. la medicina tradicional es espantosa y seguramente la mayor industria de drogas. la mente, ese microcosmos, sigue siendo el lugar donde se producen todas las transformaciones. heidegger decía que la ciencia no piensa: solo tiene respuestas.

Natasha dijo...

...a veces yo soy mi propia medicina, de mi sale un torrente de humores, que dentro son humareda, endorfinas, linfa de ninfas golosas. me gusta el toque medicinal que le das a estas letras versadas inoxidables, versatiles, subversibas... palabras sagradas

Besos de la hija de la noche

Naty

gitana dormida dijo...

javier
qué bueno encontrarte en este espacio...a vos, a alejandra, tanta belleza de lenguaje!
un abrazo!

(j.g.) dijo...

Naty,voluptuosa hija de la noche, elixir de antídotos. Subvertir.

Hola gitana, que lindo encontrarte a vos también. Bienvenida.

elastichica dijo...

quien sos javier galarza? es intoxicante leer este blog. gracias.

(j.g.) dijo...

Gracias a vos elastichica.
Bienvenida.