18.8.09

la vida subterránea

John Skelton

Las almas descienden al Tártaro, una moneda bajo la lengua del cadáver, para el avaro barquero Caronte. Al otro lado del Estigia. Las almas pobres esperan en la orilla cercana. Aguarda Cerbero, el perro de tres o cincuenta cabezas. Tras el campo del Érebo se halla el palacio de Hades y Perséfone. USTED NO ESTA AQUÍ anuncia el cartel de la empresa. Bajando las escaleras mecánicas, pasaje en mano, nos disponemos a viajar bajo la tierra. ESTE TREN QUEDA FUERA DE SERVICIO. TODOS LOS PASAJEROS DEBEN DESCENDER anuncia una voz por los parlantes.

¿Algún plan de evacuación?


funciona con demoras

6 comentarios:

Pol dijo...

"Por todo laberinto se sale por la parte de arriba" o algo así, decía Graciela Borges.

Veronika dijo...

No me empujen que yo voy solo...

Un abrazo Javier

javier galarza dijo...

POL:
Creo que lo decía Leopoldo Marechal, pero qué importa quién habla, amigo.
Es un buen plan.

VERO:
Claro, vamos.
Y si nos perdemos, mejor.
Si siempre anduvimos perdidos, pues.

Cíclopa dijo...

> Usted no está aquí <
Del otro lado no hay plan de evacuación.
De este, Perséfone te invita un café,
y tiene el Inframundo planeado sobre vos.

emeygriega dijo...

Por eso prefiero los aires.

javier galarza dijo...

Pues vamos NAT por ese café con Perséfone,
riesgos del intramundo.

la oscuridad es otro sol
(olga orozco)

emeygriega: Y, es más sano. Pero siempre pierdo ahí arriba.
Yo me juego unas fichas acá abajo.