14.10.09

el síndrome de stendhal

En 1875, el escritor francés Stendhal, en su visita a la ciudad de Florencia, se sintió afectado a tal punto en la contemplación de obras de arte que escribió:
«mi sentimiento es tan profundo que da pena. Todo esto le da claridad a mi alma. Si tan sólo pudiera olvidarlo...»
Desde entonces, los psicólogos califican con el nombre de El Síndrome de Stendhal a una extraña enfermedad que ocasionales visitantes sufren en los museos.
Algunos reducen los síntomas del síndrome a una enfermedad psicosomática a la que también denominan el mal del viajero romántico.
Aquí, preferimos pensar que el arte no será arte en tanto no transforme, en tanto no interpele, en tanto no logre abolir la distancia entre obra y observador.
El sueño de la razón produce monstruos, avisó Goya.
¿No vivimos acaso en una cultura masturbatoria que fagocita a los artistas, incapaz de vivir las revelaciones de unos pocos, ocasionando la apropiación neurótica de quienes ardieron en el lenguaje?
Tal vez, entre la estática, nos movemos como dioses extraviados y, cada tanto, una experiencia como un cuadro o un poema, nos conectan con esa vida no vivida, que comienza a rasgar la superficie de la mediocridad a la que estamos adheridos. Entonces, allí tenemos el aviso de Artaud o Hölderlin. Ya lo dijo Rilke, la contemplación de lo divino, es el primer grado de lo terrible que podemos soportar.
Allí ubicamos el síndrome: ver lo que somos pensando lo que podríamos ser.
¿Es esto lo que sobrevivió a la cruzada contra un mundo de palabras que jamás le han salvado la vida a nadie, contra la cárcel del lenguaje incapaz de comunicar la definitiva revelación del espíritu, contra un arte masturbatorio de museos y bibliotecas, contra una cultura congelada y no en movimiento, contra la dictadura de la inútil razón bienpensante de Occidente?
¿Dónde están la escritura con sangre de Nietzsche, los chamananes, el ritual sublime del arte,
capaz de redimir al hombre, de transformarlo, de golpearlo físicamente, de despertarlo?

nuevos:

6 comentarios:

Cíclopa dijo...

Sobre los rusos, el síndrome, tiene diferentes eféctos.

javier galarza dijo...

ni que lo digas, soviet.

meridiana dijo...

bueno, doy fe que me ha sucedido que la obra de ciertos escritores, sobre todo poetas, causara un impacto tal que no volviera a ser yo la misma.

esto mismo sucede también con el cine, tipos como Lynch que provocan estados de desesperación, rabia, terror profundo, con manifestaciones físicas insoslayables.


pienso en el día que leí El himalaya y la moral de los pájaros de Bustos. me sentí absolutamente perdida, fuera del tiempo y las cosas que me rodeaban. espantada por ese gran ojo y su pureza.


abrazo

Lilián

Ary dijo...

No está más que en la vida.

arqueck dijo...

Recién se lo puse a cíclopa pero soy un puto y yo recuerdo bien cuando Homero (Expósito) dijo que primero hay que saber sufrir y cuando Platón (Caverna, para los amigos) dijo que primero hay que sufrir saber.

Anónimo dijo...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!